abr 022011
 

Islas Malvinas - Falkland Islands

El día de hoy se conmemoran los 29 años del desembarco de las tropas argentinas en las costas de las Islas Malvinas. Muchas veces se apela para explicar este tipo de fenómenos bélicos al patriotismo nacionalista. Otro tipo de comprensión se focaliza en el contexto de la dictadura y la barbarie militar causada por el gobierno de facto de entre 1976 y 1983.  Si bien no son tesis descartables a priori bajo ningún punto de vista, me parece interesante poder realizar una lectura a la luz de otro tipo de teorías que pongan de relieve alguna conceptualización operativa, no solo a nivel histórico sino también en el plano social y psicológico, para comprender con mayor profundidad la maniobra política que representa la búsqueda de enemigos externos en el terreno bélico y militar.

Haciendo un muy breve y resumido recorrido histórico resaltaremos una sucesión enlazada de hechos que nos permitirán vislumbrar a grandes rasgos la situación argentina en el momento del desencadenamiento de la guerra de las Malvinas:

Galtieri visitando las Malvinas

Tras la muerte de Juan Domingo Perón en 1974, su tercera esposa y vicepresidenta queda al frente del gobierno electo: Isabelita. Sin embargo, Isabelita resultó de fácil manipulación por parte de la ultraderecha que comienza a estructurar, ya en este momento, la organización paramilitar Alianza Anticomunista Argentina o Triple A, que empezó a exterminar los movimientos populares de izquierda tales como los Montoneros o el ERP (Ejercito Revolucionario del Pueblo). En el año 1976 el gobierno de la Junta Militar fue constituido de manera explícita bajo el mandato de Jorge Videla en el gobierno de facto llamado Proceso de Reorganización Nacional, momento en que se profundiza el proceso de persecusión y tortura hacia los opositores del sistema militar, así como un Estado de Terror generalizado. Sin embargo, ésta no es la única de las consecuencias del gobierno militar, sino que durante este período, tanto en el mandato de Videla como de Viola y Galtieri se produce un gran incremento de la deuda externa, dándose además una caracterización especulativa del sistema financiero. Además, el agotamiento del plan económico de la Junta Militar se expresó en una importante tensión social y los altísimos índices de inflación anual, el empobrecimiento de las clases medias, crecimiento de la pobreza y altos niveles de recesión en todos los sectores económicos comenzaron a desembocar en el desmembramiento del apoyo social al régimen de facto.

A la luz de estos acontecimientos la salida fundamental se refleja en la búsqueda de un enemigo externo que pudiese canalizar el sentimiento de impotencia y frustración del pueblo debido a los sistemas económicos incompetentes y que produjera nuevamente una unidad nacional que pudiera ser fácilmente manipulada por las maniobras militares.

A la luz del psicoanálisis podemos interpretar este fenómeno sociohistórico. La creación de una ilusión de unidad ante la exaltación de los valores nacionalistas que se ponen en puja ante una situación bélica no es una estrategia novedosa, fue muy utilizada por grandes gobiernos autoritarios, no necesariamente dictatoriales. El proceso paralelo podría identificarse en diversos momentos históricos con grupos ajenos. Este tipo de exclusión del otro tiende a la creación especulativa de unidad imaginaria, sin embargo es un proceso que se lleva a cabo de forma discursiva sin la necesidad de reflejarse consecuentemente en los hechos. Muchas veces, los gobiernos se valen de este mismo recurso (Los nazis con los judíos, Estados Unidos con el terrorismo, el peronismo con el imperialismo internacional, etc.). A la vez que estrategia en un nivel de manipulación del imaginario social, esta táctica funciona como distracción de otros propósitos que pueden pasar a un plano secundario (imperialismos nacionales, aumento de capitales propios, mantenimiento del statu quo, etc.)

Sin embargo, la mala estrategia bélica, la escasez de recursos militares, la ineptitud de los militares profesionales y la utilización de soldados conscriptos con poco apoyo logístico, aumentó el descontento popular que terminó por facilitar el quiebre del régimen ante la estrepitosa derrota de Argentina en la Guerra de las Malvinas.

Hoy en día, es importante mantener un recuerdo detallado de las estrategias políticas que fueron nefastas para cada momento y situación y saber analizarlas para no seguir cometiendo eternamente los mismos errores y ante todo, saber ver las cadenas que nos atan en cada momento.

Imagen de previsualización de YouTube

Fuentes y bibliografía:

Wikipedia

Una Respuesta a “Notas: Las Malvinas, a 29 años de la guerra (Psicoanálisis)”

  1. […] Al llevarse a cabo el golpe de estado de manera oficial en 1976 se encarniza la persecusión  hacia los antes mencionados grupos de izquierda, pero también se radicalizan los conceptos de búsqueda y captura, tomando como sospechoso a todos los relacionados con cualquier tipo de actividad pero incluso también a todos los no relacionados lo que desemboca en un estado conocido a nivel sociohistórico como Estado de Terror.  La dictadura que dura hasta el año 1983 no es derrocada, por desgracia por un movimiento popular contundente que llevase a cabo una maniobra decisiva, sino por ciertos elementos que quiebran internamente el Estado militar como la poca consistencia económica del sistema, el aumento de la deuda externa, pero de forma decisiva la pérdida de la Guerra de las Malvinas. […]

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>