mar 242011
 
Montoneros en la plaza

Montoneros en la plaza

Hoy me gustaría conmemorar el 24 de marzo como una fecha funesta para la libertad en general, momento en que se oficializa el gobierno de facto del general Jorge Videla y se comienza a radicalizar la persecución y masacre de los que pensaban distinto al régimen impuesto. Si bien hoy puede parecer que la situación es altamente diferente en todos lados, podríamos guardarnos un espacio de opinión para no coincidir con esta lectura. He aquí la lectura que propongo de los hechos a día de hoy tras 35 años del golpe militar de 1976.

En el año 1955 un golpe militar derroca el gobierno electo del presidente Juan Domingo Perón, instaurando un gobierno militar que duraría hasta el año 1958, autodenominado la Revolución Libertadora, cuyos gobernantes serían primero el general Eduardo Lonardi y más tarde el general Pedro Eugenio Aramburu. Este primer Estado militar proscribe el peronismo en Argentina, exiliándose Perón en España.

En 1959 se daba la Revolución cubana

Desde el año 1958 hasta 1962 se vive un breve período de gobierno civil que es más tarde derrocado, sin embargo asume el civil José María Guido, que sin embargo sería dirigido desde un segundo plano por el militar Juan Carlos Onganía. Al poco tiempo, sería derrocado, en el año 1966, rl presidente Arturo Umberto Illia de forma permanente por el Estado militar llamado la Revolución Argentina, que duraría hasta el año 1973 y que se encontraría caracterizado por la importante violencia política que desembocaría en el Cordobazo. Durante este período cobran fuerzas diversos grupos que inspirados por la doctrina revolucionaria que, por un lado impulsada por los movimientos de la Revolución Cubana y también esperanzados por la política social del gobierno peronista que combinaba a Eva Duarte y Juan Domingo Perón (1946-1955), esperaban lograr llegar a producir una Revolución socialista en Argentina, con acciones de diversos tipos (donde se incorporaba tanto la propaganda, la militancia y hasta la violencia). Los dos grupos más importantes que se pueden encontrar en este período fueron: por un lado los Montoneros, de orientación peronista pero con una visión socialista nacional, que esperaban que a la vuelta de Perón, fuera éste el que guiara al pueblo hacia la Revolución social, y el ERP, el Ejército Revolucionario del Pueblo, que en una perspectiva más comunista luchaban por conseguir también una Revolución socialista en visión de los acontecimientos sociales sucedidos en el contexto latinoamericano.

Tras cierto tiempo, ya en el año 1973, retorna Perón a Argentina, pero al llegar, comienza una época oscura para los partidarios de izquierda del peronismo. Al contrario de lo esperado por los Montoneros, Juan Domingo Perón reniega de cualquier tipo de orientación socialista y comienza una época de persecución explícita hacia dicho grupo, que pasaría al poco tiempo a la clandestinidad. Si bien Perón muere al año siguiente de asumir como presidente, su vicepresidenta y tercera esposa Isabelita (cuyo verdadero nombre fue María Estela Martinez de Perón) ocuparía el cargo de presidenta. Inexperta en cualquier tema de política, Isabelita resultó un títere perfecto para los militares que, en su mandato ya comienzan a organizar la Alianza Anticomunista Argentina, también conocida como la Triple A.

Noticia de 1974 que ya denuncia el terrorismo de Estado comenzado por la AAA, en este caso contra tres obreros del Partido Socialista de los Trabajadores.

Al llevarse a cabo el golpe de estado de manera oficial en 1976 se encarniza la persecusión  hacia los antes mencionados grupos de izquierda, pero también se radicalizan los conceptos de búsqueda y captura, tomando como sospechoso a todos los relacionados con cualquier tipo de actividad pero incluso también a todos los no relacionados lo que desemboca en un estado conocido a nivel sociohistórico como Estado de Terror.  La dictadura que dura hasta el año 1983 no es derrocada, por desgracia por un movimiento popular contundente que llevase a cabo una maniobra decisiva, sino por ciertos elementos que quiebran internamente el Estado militar como la poca consistencia económica del sistema, el aumento de la deuda externa, pero de forma decisiva la pérdida de la Guerra de las Malvinas.

El cambio entre la dictadura y la democracia es aparente, puesto que para los que menos tienen, para la clase trabajadora y los pobres, sigue existiendo claramente una dictadura por parte de los grandes empresarios y su casta política que no dejan de imponer las leyes a su beneficio. La violencia que en el llamado “Proceso de reorganización nacional” se encontraba abierta y dispuesta a ojos de todos, hoy en día, bajo una democracia burguesa, una dictadura encubierta de una clase dominante por sobre otra oprimida, retorna cotidianamente en la pobreza, miseria y exclusión de los sectores subalternos.

Una Respuesta a “Notas: 24 de marzo, a 35 años de la Dictadura Militar Argentina (Historia)”

  1. [...] de comprensión se focaliza en el contexto de la dictadura y la barbarie militar causada por el gobierno de facto de entre 1976 y 1983.  Si bien no son tesis descartables a priori bajo ningún punto de vista, me parece interesante [...]

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>