jul 112015
 

A continuación transcribimos una conferencia que se realizó en el año 2011 en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Rosario (Argentina), a la cual asistí personalmente. La transcripción, edición y notas al pie son totalmente a cargo del redactor. En la mayoría de los casos intenté ser lo más fiel a la modalidad oral que tomó la charla. Debido a la extensión de las intervenciones, postearemos en distintos posts en relación a cada ponente, dejamos a continuación la introducción de Nicolás Vallejo a la charla y abajo de todo los links a cada una de las ponencias por orden de intervención: de Ángel Oliva, de Juan Ritvo y de Eduardo Grüner.

Apertura de Nicolás Vallejo

Marx

Marx

Buenas tardes. Desde el equipo de gobierno de la facultad queríamos agradecer calurosamente a todos, tanto a los panelistas como a quienes han venido aquí en un día y en un horario tal vez no muy habitual, muchas gracias. Personalmente en la presentación y en la coordinación de esta mesa, debo confesarles que me encuentro al borde de cometer dos imprudencias. Ya que una sería robar tiempo a los panelistas, ya que a ellos es a quienes vinieron a escuchar, pero una imprudencia mayor me parecía no hacer referencia a que, como muchos de ustedes saben, el domingo falleció León Rozitchner. Como muchos de ustedes saben, junto con Ángel, el año pasado nos embarcamos en una titánica tarea que fue la de realizar el coloquio de Rosario “Vigencia del inconciente”, y una de las primeras respuestas a esta invitación fue la de León, quien de esta manera nos ha otorgado sin saberlo el extraño privilegio de que nuestra ciudad haya sido el último escenario de sus intervenciones públicas. Queremos dedicar entonces esta actividad a la memoria de León Rozitchner. (Aplausos)

Freud

Freud

Bien, me corresponde, como miembro del equipo de conducción de la facultad, tratar de fundamentar de alguna manera la realización de este panel que intenta, una vez más, poner en relación a Marx y a Freud. Para hacerlo, he elegido valerme de tres imágenes que con Benjamin podríamos llamar dialécticas. Dos de esas imágenes se las debo a uno de nuestros panelistas, Eduardo Grüner. La otra a un psicoanalista francés Jean Laplanche. Las dos primeras imágenes son las del intersticio y las del exceso. Es necesario destacar, que Güner usó estas imágenes, para intervenir en lo que podríamos llamar la arena política o el debate público, ya que es en un artículo de la revista Confines, y a propósito del llamado conflicto con el campo, en el que Güner nos propone lo intersticial como un modo de sustraernos al “o bien, o bien” al que parecía estar condenado cualquier toma de posición del momento. Por otro lado, hace apenas unos meses, en el comentadísimo debate realizado en la facultad de Ciencias Sociales de la UBA, “Los intelectuales, la izquierda y el kirchnerismo”, y con un sentido de algún modo similar, Güner tenía la urgente necesidad del exceso. Cito: “es cuando aparece a la luz este tercero excluido, cuando se rompe la simetría especular entre los dos que, se nos dice, libran la batalla. El exceso disloca esa imagen prolijita de los bloques homogéneos enfrentados.” Finalmente, Jean Laplanche acude, en numerosas ocasiones, a la imagen de la espiral. La espiral, es una curva plana que describe revoluciones concéntricas a partir de un punto llamado polo, revoluciones cada vez más extensas. La imagen no intenta, dirá Laplanche, saber que el pensamiento está en expansión o es puramente repetitivo. Lo que importa es que, en una y otra curva, en una y otra vuelta de la espiral, si se traza una recta que corte la curva, se definen puntos que se proyectan, unos sobre otros. ¿Quiere decir esto que todo pensamiento es repetitivo? ¿Qué siempre estamos pensando las mismas cosas? Sí y no. Lo que la imagen de la espiral aporta es que, ciertamente, pasamos siempre por los mismos puntos pero, a cada vuelta de la espiral, lo hacemos desde otro nivel.

León Rozitchner

León Rozitchner

Para finalizar esta presentación entonces, déjenme volver, en otra vuelta de espiral, a Rozitchner, para que sea su prosa indeleble la que de paso a los panelistas. Cito a Rozitchner en el prólogo al libro Freud y los límites del individualismo burgués: “¿Por qué precisamente ahora este problema? Cada valor acentúa aquello que, viniendo desde la determinación burguesa, fue previamente el lugar de un punto ciego que los otros tampoco iluminaron, para el cual no hubo, todavía, una respuesta adecuada. Este punto ciego personal y social es Freud, creemos quien lo ilumina para el marxismo, que ya había determinado previamente su lugar. La insistencia en el problema del sujeto, constituye uno de los extremos de la dialéctica histórica, sin el cual, la significación de la revolución se pierde.” Bueno, los voy a dejar ahora con Ángel Oliva.

Ponencia de Ángel Oliva

Ponencia de Juan Ritvo

Ponencia de Eduardo Grüner

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>