oct 302014
 
Árbol, pintura de Soraya Racca

Árbol, pintura de Soraya Racca

Para comenzar a hablar sobre la psicología, es imposible ignorar su origen filosófico. La psicología implica teóricamente a distintos puntos de vista epistemológicos que más tarde serán tomados de forma parcial o total por las distintas corrientes.

La Psicología en Grecia y Roma antiguas

El estudio de la Psicología comienza por la admiración que siente el hombre ante dos realidades que llaman su atención: El mundo de los objetos y su propia consciencia.

La primera labor de la consciencia es poner orden en el mundo, dando nombre a los objetos y de esta categorización aparece la forma más primitiva de ciencia física.

En cambio cuando el hombre se enfrenta a su propia consciencia se descubre como parte del mundo y al mismo tiempo distinto de él. En este punto el hombre se ve obligado a buscar explicaciones que encuentra por medio de la mitología y la reflexión filosófica. (Moya Santoyo, 1992)

Los presocráticos

En el siglo IV a.C. el desarrollo del pensamiento médico condujo al reconocimiento de la importancia del cerebro y los órganos de los sentidos para el razonamiento y la percepción.

Los griegos introdujeron además la doctrina empirista en la Psicología, doctrina que propugna que todos los contenidos de la mente se derivan de los sentidos. Dentro de este pensamiento, los estoicos introducen el término tabula rasa donde se escriben todas las experiencias. Más tarde esta línea sería retomada por Aristóteles, y los empiristas británicos del siglo XVIII quienes terminan de dar forma al empirismo como corriente analítica de la psique.

Otros pensadores que teorizaron sobre la psique y la percepción en la Grecia antigua fueron Empédocles (hipótesis sobre los sentidos y la percepción), Demócrito (mente constituida por átomos), etc. (Moya Santoyo, 1992)

La filosofía clásica: Platón y Aristóteles

Platón propone, por influencia pitagórica, un alma separada del cuerpo. El alma platónica sería conceptualizada como forma de explicar la estructura social de la época. Alma racional, irascible y concupiscible son sus tres predominancias correspondientes a los diferentes status sociales.

De estas tres partes del alma una es inmortal: la racional. El camino que realiza el alma viene dado por la existencia de un mundo ideal, donde se conoce la idea de bien y todas las demás ideas que tienen sus copias imperfectas en el mundo sensible.

Esta concepción del alma permite a Platón explicar el conocimiento a través de la reminiscencia, es decir, que el conocimiento no es más que recuerdo de aquellas ideas que nuestras almas ya conocieron en el mundo ideal. En este sentido Platón es racionalista, ya que el conocimiento si bien es recuerdo a partir de la experiencia su categorización requiere un sustrato ideativo que Platón encuentra bajo la idea de reminiscencia, es decir que es a priori.

Aristóteles, a diferencia de su maestro, propone la inmanencia de las ideas en las cosas del mundo sensible. El alma aristotélica retoma de los estoicos su carácter de tabula rasa donde no hay nada escrito en acto: todo el conocimiento proviene de la experiencia como fruto del aprendizaje que se acumula en la memoria. La concepción del alma aristotélica incorpora como fundante la búsqueda de la felicidad y como fruto del aprendizaje la creación de hábitos: el hombre es un animal de costumbre.

Su teoría del conocimiento es hylemórfica, es decir, mediante el mecanismo de abstracción podemos identificar en los objetos la materia de la que se componen como sustrato y la forma que se les ha imprimido. (Moya Santoyo, 1992)

La filosofía moderna: Racionalismo y Empirismo

Como fundamento de la psicología, encontramos dos corrientes filosóficas principales: el racionalismo y el empirismo. Para explicitar el contenido de las mismas, desarrollaremos brevemente en qué consisten sus principios.

El racionalismo puede definirse de forma rápida como aquella corriente filosófica que pretende llegar a la verdad a través de la reflexión racional. Según esta idea, el hombre cuenta a priori, con las ideas necesarias para conocer el objeto de su interrogante. Por lo tanto en esta fundamentación, los sentidos quedan en segundo plano por pertenecer al ámbito del parecer. La verdad se oculta a nuestros sentidos y solo es alcanzable mediante la razón. No obstante, no se descarta el conocimiento sensible, sino que “mientras el conocimiento a través de los sentidos es empírico, la categorización requiere un sustrato ideativo que Platón encuentra bajo la idea de reminiscencia” (Moya Santoyo, 1992). Debido a esta concepción de preeminencia racional esta corriente sustenta conceptos como la sustancia, la causalidad, etc. que son criticados por el empirismo.

En contraposición a la idea racionalista, encontramos la postura empirista. Esta corriente filosófica postula como principio básico que la mente humana es una tabula rasa, como podemos ver “Aristóteles sigue la tradición de los filósofos estoicos, concibiendo la mente como una tabula rasa, donde no hay nada escrito en acto: todo el conocimiento viene de la experiencia como fruto del aprendizaje. Lo aprendido se acumula en la memoria, que tiene la virtualidad de hacer que imágenes presentes se refieran a objetos del pasado” (Moya Santoyo, 1992). Debido a la crítica del conocimiento a priori, el empirismo niega todo tipo de concepción metafísica y encuentra el conocimiento a través del campo sensitivo.

Esta última fundamentación encuentra apoyo en dos movimientos surgidos en el siglo XIX, el positivismo y el materialismo. La consigna aplicada por estas corrientes consiste en aceptar como científicos únicamente aquellos conocimientos provenientes de los sentidos (positivismo) y que cumplan con la posibilidad de ser descrito, entendido y cosificado en términos físicos (materialismo). El impacto de estas teorías es importante en cuanto a la psicología como ciencia, dado que ya en el principio de su separación con la filosofía (S.XIX) ya se ve tambaleante ante un panorama que exige rigurosamente la medición mediante parámetros que todavía no se encuentran en la disciplina, “incluso lo psíquico debía ser entendido en términos físico-químicos otorgándole a la anatomía y a la fisiología del cerebro el rol principal dentro del mundo mental” (Moya Santoyo, 1992) lo que deja a la psicología reducida a una especie de organicismo.

Evolucionismo

Es sobre todo en el campo de la biología donde el evolucionismo alcanza un desarrollo más importante y sistemático, revisaremos ahora, uno por uno los autores que se encuentran relacionados con esta teoría y los desarrollaremos uno a uno.

Lamarck (1744 – 1829) difundió una teoría de la evolución relacionada con el comportamiento. Su teoría puede resumirse en cuatro leyes: 1) Adaptación al medio físico, 2) La función crea al órgano, 3) Transmisión de caracteres (herencia), 4) Generación de nuevas especies a partir de las otras leyes.

Charles Darwin (1809 – 1882) propone una serie de principios que forman más tarde la base para el evolucionismo que hoy en día se sostiene: 1) En cada especie nacen más individuos de los que pueden sobrevivir, 2) Los individuos se diferencian entre sí estando unos mejores dotados que otros para la supervivencia, 3) Para sobrevivir unos pocos deben perecer los demás, los supervivientes serán los mejores dotados, 4) Tras el ejercicio de diversas habilidades que se adquieren o desarrollan, éstas son susceptibles de ser transferidas como herencia a su descendencia.

Fuentes:

Moya Santoyo, J. (1992). Antecedentes filosóficos de la Psicología. En L. M. García Vega, Historia de la Psicología I (pág. 3; 5). Madrid: S.XXI.

Una Respuesta a “Historia de la Psicología: Antecedentes de la Psicología”

  1. Interesante, ahora me queda más clara la diferencia entre empirismo y racionalismo, ya que estoy estoy en mi primer año de carrera para convertirme en un psicólogo clínico, y tenía justo esta duda.

    Gracias,

    José Fuenzalida

Dejar una Respuesta a Jose Fuenzalida Cancelar respuesta

(necesario)

(necesario)

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>