oct 012011
 

Friedrich Nietzsche

Existen, según desarrolla Friedrich Nietzsche a lo largo de su obra y en especial en su célebre libro Así habló Zaratustra, en el capítulo De las tres transformaciones, un recorrido mediante el cual logramos la transmutación de todos los valores.  A continuación explicaremos qué es lo que caracteriza a cada momento de dichas transformaciones del espíritu del hombre: el camello, el león y el niño. En este recorrido, Nietzsche nos muestra el camino que deben pasar los hombres de forma metafórica para poder llegar a cambiar su antigua moral por nuevos valores propios. Debemos por lo tanto entender estas tres figuras como los momentos que atraviesa el espíritu del hombre en dicho camino.

La primera figura que Nietzsche nos propone es la del camello, donde el espíritu se encuentra imbuido en la moral tradicional, aquella que podríamos intuir como la moral cristiana. El camello es servicial, se encuentra especialmente ocupado de llevar a cabo los preceptos morales que se le han impuesto. La diligencia, por la que tanto critica Nietzsche a este momento del espíritu hace arrodillarse al camello ante las cargas morales que se le han impuesto para llevarlas a cabo. Pero eso no es todo, sino que la fortaleza de la que el camello dispone para llevar a cabo los mandatos de la moral heredada son parte de su regocijo. La humillación propia es tomada como un valor, así como la dedicación a los otros, por lo que Nietzsche caracteriza al camello como aquél que se arrodilla para recibir las cargas. El camello es el espíritu de carga, de sumisión a los valores de la moralidad cristiana y tradicional.

El león es la figura metafórica de momento del espíritu capaz de luchar por la libertad

Pero así como el camello es la figura del espíritu de carga, existe la posibilidad de que el camello se encuentre con su carga huyendo hacia el desierto. Esto implica que ha huido de aquel lugar donde era cargado con los valores de los otros, por lo que existe la posibilidad de que se lleve a cabo la transformación del camello en el león, en la soledad de aquel desierto al que ha escapado. En esta segunda figura que Nietzsche nos describe vemos un espíritu que se encuentra decidido a enfrentarse al deber que implica la moral tradicional. Este enfrentamiento lo figura Nietzsche entre el león y el dragón. Por un lado, el espíritu ya siendo león ansía la conquista de la libertad allá en su desierto poniendo de manifiesto claramente su deseo: el “yo quiero”. Por el otro lado vemos al dragón que es la figura del “tu debes“, es decir, los anteriores valores del camello, ahora puestos ante el león para interponerse entre su decisión y la libertad. El dragón es todos los valores milenarios de la moral tradicional que el león se atreve ahora a desafiar. El león es el espíritu desafiante que intenta conseguir liberarse de la moral tradicional, destruyendo al anterior camello servicial y venciendo al dragón del “tu debes”. Si bien el león no es capaz de crear nuevos valores es totalmente necesario este momento del espíritu para poder ganar la libertad tan necesaria para poder llevar a cabo la creación de valores nuevos.

Pero tras haber conquistado la libertad, se puede dar la transformación del león en el niño. La figura del niño es aquella que representa el tercer momento de la transformación del espíritu del hombre para Nietzsche y es aquella que se encuentra en la posibilidad de llevar a cabo el momento positivo de creación de valores nuevos. Nos encontramos que el niño juega, y para este juego es preciso poder decir sí, es decir crear efectivamente otros valores y poder (tras haberse retirado del mundo) conquistar su mundo mediante su voluntad. Nada queda entonces del camello ni del león en la figura del niño, ésta se encuentra encargada de la creación de los nuevos valores, es el espíritu creativo, con el cual se culmina en la transmutación de todos los valores.

Fuentes y bibliografía

Nietzsche, F. Asi habló Zaratustra. Un libro para todos y para nadie. Madrid: Alianza Editorial.

Wikipedia

9 Comentarios a “Conceptos: De las tres transformaciones y la transmutacion de los valores. Camello, león y niño (Nietzsche)”

  1. Muy buen trabajo. Muy claro y de fácil comprensión para cualquiera.

  2. me gusto la transmutacion del camello para poder contruirse nuevos valores.

  3. aprendan de lña trasformacion del caballo daa.

  4. Buenisimo me sirve un monton! Y lo pude entender perfecto!!

  5. Excelente resumen muy claro!

  6. Gracias, enserio no entendía nada de lo que había escrito este hombre con tantas metáforas, de todos modos me encanta tanto su contenido como su explicación.

  7. Buenisimo !! La verdad muy entendible.. Me gusto !! Justamente tengo que dar una prueba mañana !! Y esto me re sirve. Saludos

  8. […] la duda y la voluntad de poder son, al menos para Nietzsche, el mejor punto de partida. El Valencia del león ha alzado la voz y era necesario. Pero aún queda mucho para llegar al […]

  9. Excelente trabajo, la redacciòn es clara y facil de comprender.

Dejar una Respuesta a Gustavo Cancelar respuesta

(necesario)

(necesario)

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>