mar 172011
 

Sigmund Freud

Según el mismo Sigmund Freud, el narcisismo del hombre ha recibido a lo largo de la historia del conocimiento tres heridas fundamentales consistentes en rupturas epistemológicas que giran totalmente la sucesión de elementos que se creen establecidos a nivel científico. (Para introducirse en la epistemología)

En este sentido, pueden enunciarse tres grandes virajes que reacomodan tras su aparición los cimientos del conocimiento humano:

– El pasaje del geocentrismo al heliocentrismo por parte de la teoría copernicana. El hombre ya no se enecuentra en el centro del universo sino en una roca que gira alrededor de otra.

Charles Darwin

– La ruptura con el pensamiento del hombre como ser elegido y aparte del resto de los seres de la creación por parte de la teoría de la evolución de las especies y la selección natural de Darwin. El hombre comienza a ser uno más dentro de la gran variedad de seres vivos.

– La imposibilidad del autoconocimiento y el autocontrol ante la construcción del inconsciente por parte de Freud. El Yo ya no es el dueño de su propia casa. La consciencia del hombre tan promovida por la ilustración y el racionalismo se encuentra condicionada por otras instancias psíquicas de las cuales no tiene consciencia: el inconsciente.

Como Freud señala, este tipo de rupturas permite reenfocar nuevamente todo el edificio científico produciendo diferencias teóricas consustanciales con sus estados anteriores. Este cambio fundamental de paradigma no es igualitario para todas las ciencias, la mayoría de las veces la ruptura que crea el descubrimiento del inconsciente en el campo epistemológico no es tenida en cuenta de manera fehaciente, sin embargo no puede negarse el peso cultural que este concepto causa en la sociedad occidental tras su teorización por parte de Freud.

Básicamente, desde que el neurólogo Vienés acuña el término inconsciente como concepto operativo para comprender el funcionamiento psíquico, su teorización pasa diversos momentos, sin embargo, de todo el edificio que constituye su doctrina, la del psicoanálisis, se puede extraer una idea fundamental con consecuencias epistemológicas extraordinarias: cuando hablamos del psiquismo no podemos referirnos a una entidad unitaria y cerrada sino que se debe entender como la dinámica entre diferentes elementos que se encuentran en interacción constante y donde el actor fundamental, es decir el yo consciente, no es aquel que determina la vida psíquica del sujeto.

Nicolás Copérnico

Para Freud el sujeto conciente no es más que una parte de la totalidad del sistema psíquico y que se encuentra determinado por representaciones psíquicas inconscientes que el sujeto desconoce. Esta afirmación tiene implicaciones fuertes en cualquier campo del conocimiento ya que la propia elaboración de teorías, investigaciónes, etc. se encuentra determinada por cuestiones que son desconocidas por el yo consciente y es que ésta es la definición del inconsciente: un saber no sabido.

2 Comentarios a “Conceptos: La ruptura epistemológica de Freud”

  1. […] modernos. En esta serie encontramos también las concepciones de Marx, tanto como la de Freud. Cada uno con sus diferencias han logrado generar un modo de lectura que caracteriza la llamada […]

  2. […] S/A. (2011). Conceptos: La ruptura epistemológica de Freud. Septiembre 4, 2016, de N/A Sitio web: http://psilosofia.com/conceptos-la-ruptura-epistemologica-de-freud/ […]

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>