mar 122011
 

Platón - recorte de "La escuela de Atenas" de Rafael

Según la teoría general que configura Platón, existen distintas formas del ser que se conocen mediante diferentes métodos, en relación a su pertenencia al mundo de las ideas o al mundo sensible. Así, en su ascenso dialéctico, Platón habla de un trayecto de conocimientos que se debe llevar a cabo para poder llegar finalmente a la Idea del Bien, aquella que permite conocer tanto el mundo de las ideas como el sensible y ver todas las relaciones esbozadas por cada ente.

Este esquema básico que plantea la teoría platónica como estructurante de la ontología y que determina la forma que adquiere también en consecuencia la teoría del conocimiento platónica, divide al ser en dos grandes mundos: el sensible, que se conoce a través de los discursos opinables y cuyo conocimiento no trae certeza sino creencia u opinión; y el ideal, que se conoce a través de la dialéctica y permite la intelección del ser de manera cierta y verdadera, más allá de las apariencias del mundo sensible.

En concreto, para los dos modos de conocimientos sensibles, la gradación de los discursos se configura de manera ascendente así: las imágenes (entes del mundo sensible, copias de las apariencias sensibles, retratos y pinturas, etc) se conoce a través de la imaginación; las cosas sensibles, a través de la creencia, y ambos dominios generan el discurso de la doxa, creencia u opinión, que conoce el mundo sensible; luego se encuentran los entes matemáticos y de las ciencias que se conocen a través del entendimiento discursivo; finalmente encontramos las ideas morales y metafísicas que se conocen de modo dialéctico mediante la intelección, y formando estos dos tipos de entes el mundo ideal conforman entre ambas el dominio de la episteme, conocimiento cierto o verdadero que se integra entre el pensamiento discursivo y el conocimiento dialéctico que es finalmente aquel que permite ascender hasta el conocimiento de la Idea del Bien que permite llegar a inteligir las relaciones entre todas las ideas.

Este paradigma puede entenderse de manera sencilla a través del siguiente gráfico:

Paradigma de la linea, ascenso dialéctico según Platón

Otras notas relacionadas:

Fuentes y bibliografía:

Brun, J. (1992). Platón y la academia (1ª ed.). Barcelona: Paidós.

Carpio, A. (1974). Principios de filosofía: una introducción a su problemática (2ª ed.). Buenos Aires: Glauco.

 

3 Comentarios a “Conceptos: El paradigma de la línea, el ser y el conocer (Platón)”

  1. […] la apariencia. Para identificar los grados de conocimiento del ser, Platón desarrolla el llamado paradigma de la línea, que propone una forma de conocer para cada forma de ser. Como vemos, el modelo platónico es […]

  2. […] establece en relación al ascenso dialéctico que se produce en la teoría platónica a través del paradigma de la línea un escalafón semejante de pasos que atraviesa el amor. En primer lugar esclarece que el eros se […]

  3. […] la apariencia. Para identificar los grados de conocimiento del ser, Platón desarrolla el llamado paradigma de la línea, que propone una forma de conocer para cada forma de ser. Como vemos, el modelo platónico es […]

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>