abr 042011
 

Infinito, pintura de Soraya Racca

Comenzaré este artículo introduciendo el concepto de Inconciente que se encuentra al principio de la teoría freudiana, tomando como punto referencial el texto de Sigmund Freud, Notas sobre el concepto de lo inconciente en psicoanálisis, de 1912.

Vale aclarar que Freud no inventa la idea del inconciente, su aportación no puede verse desde ese lado, sino que al contrario toma el concepto del campo de la literatura y filosofía donde ya otros pensadores como Fichte habían hablado sobre esta instancia psíquica. Sin embargo no puede para nada desmerecerse la gran labor de Freud en cuanto a la fijación del concepto tal cual hoy se lo conoce en la vida cotidiana, en la cultura occidental y en la propia teoría psicoanalítica. El giro freudiano se consolida al darse fundamentalmente una orientación operativa al término en cuanto a miras científicas, por lo que debe introducirlo dentro de todo un sistema de pensamiento que permita constituir un campo epistémico determinado.

Según las mismas palabras de Freud, al aislarse el inconciente como concepto operativo es posible abordarlo desde tres perspectivas diferentes:

En un primer lugar vemos un inconciente descriptivo que carece de la cualidad de conciencia pero que sin embargo puede tenerla. Esta primera forma del inconciente es todo aquello que no se encuentra en la consciencia o la atención en este momento y se encuentra latente. Esta instancia se asemeja más al preconsciente que al inconciente tomado en el sentido del psicoanálisis.

Charcot utilizaba la hipnosis con pacientes psiquiátricos para hacer desarparecer síntomas histéricos

Por otro lado encontramos un inconciente dinámico que se encuentra como causa eficiente de ciertas conductas no sabidas por el sujeto, estas representaciones no sabidas o reprimidas llegan a la conciencia, deformadas mediante los mecanismos del inconciente.

En este momento puede mencionarse la anécdota en la que a un sujeto hipnotizado se le da la orden de que pasada media hora tomase el paraguas y saliese de la habitación. Al despertarse, el sujeto deja pasar el tiempo estimado y se levanta aturdido de su lugar para tomar el paraguas y marcharse. Al interrogarle sobre su acción el sujeto desconoce con certeza el motivo real de su conducta sin embargo alega otras justificaciones sustitutivas como el clima o una cita previa.

Finalmente es posible ver el inconciente sistemático que es el más importante para Freud. De éste nos explica que es un sistema con procesos y reglas específicas de funcionamiento en la que se orientan todos los contenidos de la psique.

Cabe destacar que para el psicoanálisis el inconciente no es un atributo como lo sería la consciencia, sino un sistema con reglas funcionales en el que se generan todos los contenidos psíquicos.

Fuentes y bibliografía:

Freud, S. (1912). Nota sobre el concepto de lo inconciente en psicoanálisis. Buenos Aires: Amorrortu

2 Comentarios a “Conceptos: El inconsciente en Freud (1912)”

  1. Oh, querido Siggy!
    Muy buena síntesis Arián, sirve para refrescar un poco los conceptos, aunque a estos -nosotros- ya los refrescamos casi constantemente. Pero me parece una gran puerta abierta para aquellas personas curiosas que les interesaría conocer más sobre el Psicoanálisis, un buen comienzo, por decirlo de algún modo. Tu blog es eso: una fuente muy rica, bien elaborada, y muy bien redactada, de conocimientos sobre los cuáles lamentablemente mucha gente opina sin demasiados fundamentos. Al menos, el que googleé y llegue aquí, se va a encontrar con buena data.
    Saludos!

  2. productivo tu blog amigo… segui asi q hay muchos interesados.

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>